Después del 20D. El terreno de la negociación.

Va a empezar la primera legislatura con incertidumbre y pactos en las elecciones generales. Espera, ¿la primera? No. De hecho, contando la Constituyente y la próxima, ya van siete legislaturas sin mayoría absoluta del Gobierno en cuestión. Y si bajamos un poco a la arena de las CCAA, habremos derrotado al mito de que los españoles no sabemos pactar. Sí que sabemos, con luces y sombras, pero sabemos.

Resulta que esta es la legislatura que más incertidumbre tiene por el surgimiento de dos partidos que, a nivel nacional, tienen mucho peso. Más del que llegó a tener en su mejor momento IU y más que lo que nunca tuvieron los nacionalistas, básicamente PNV y CiU. Y sobre todo porque, por primera vez desde 1993, el PP tiene un partido que compite por su electorado -además, inteligentemente, por su electorado del centro-derecha, no de la derecha-.

Pero la clave de bóveda en todo esto, una vez más, va a seguir siendo el PSOE. Un PSOE con sus peores resultados históricos que, pese a todo, puede gobernar. ¿Qué puede hacer? Pues puede hacer todo. Desde pactar con el PP, por acción u omisión, lo que daría una mayoría absoluta clara, a pactar con Podemos, lo que aun le obligaría a sumar a más partidos al pacto, para ser investido y para gobernar después. O abstenerse permanentemente y llevarnos a nuevas elecciones. Y hay que calibrar bien qué es mejor.

  1. Si permite con un sí o una abstención al PP, el PSOE se rompe. Muchos militantes pedirían la baja, directamente. Aunque la gobernabilidad de estos cuatro años en España se facilitaría enormemente. Pero, pongamos un momento las luces largas para ver consecuencias de una gobernabilidad inmediata. Que el PSOE desaparezca no tiene mayores consecuencias para el ciudadano común, ni siquiera para sus votantes. Otro partido vendrá que lo ocupará (y ya existe y se llama Podemos). Podemos pasaría inmediatamente a liderar la oposición, lo que lo coloca probablemente en la pole o en el segundo puesto para 2019. Es el caso A y no conviene despreciarlo.
  2. Si pacta con Podemos, por ahora, el coste es aceptar un referéndum de autodeterminación en Cataluña. El PSOE eso no puede aceptarlo por mucho que en Cataluña tenga un alma -minoritaria a día de hoy- que no renegaría de eso mucho. Aceptándolo, podría ser investido y llegar a formar Gobierno, pero seguiría necesitando en cada paso que dé el nuevo gobierno a una ERC más C que E, a gente como Bildu o algún otro nacionalista con quien llegar a acuerdos (la ventaja es que este PNV recuerda más al de Imaz que al de Ibarretxe) y a UP. El coste a pagar puede ser mortal también para el PSOE. Y vuelvo a insistir, tras el PSOE todos los caminos conducen al (hoy) socialdemócrata Podemos.
  3. No pactar con nadie. Ni ahora ni luego. Conducir a nuevas elecciones confiando en que el apoyo a Podemos y Ciudadanos caiga y el PP se replantee presentar a otra persona algo más “renovada” que Rajoy. Para mi, en este momento la opción más factible.
  4. Y una cuarta posibilidad, aprovechando la anterior. El Gobierno es precario y, antes o después va a haber que convocar elecciones. ¿Y si aprovechan para renovar la Constitución? ¿Y si este es el momento? Cuestiones a resolver:
    1. Qué reformamos. ¿Senado? ¿Cuestión catalana? ¿Derechos sociales? ¿Financiación territorial? La primera parte es la de convencer al PP de la necesidad de una reforma, algo que no han situado entre sus prioridades hasta ahora. Lo siguiente, es meterse en la harina que supone algo tan serio como la reforma constitucional.
    2. Cómo lo hacemos sin paralizar el país. Este punto requiere un pacto de Estado por parte de todos, no sólo partidos. También es necesario que se sumen a él ciudadanos y medios de comunicación, sindicatos y empresarios. Un pacto de no agresión en esta cuestión: si PP y PSOE están de acuerdo en algo, acordemos que eso no significa un pacto más allá de ahí, no resucitemos al PPSOE; si PSOE y Podemos llegan a una conclusión común, entonces no digamos que el PSOE se ha hecho bolivariano; si Ciudadanos y Podemos se deciden oponerse en algo a PP y PSOE, que eso no se remarque como vieja o nueva política, sino como una coincidencia y ya. Y mientras, intentemos que la vida siga igual en el Congreso.
    3. ¿Cómo involucramos a los partidos nacionalistas en esta jugada? En 1976 elaborar una Constitución era algo que caía por su propio peso y se veía como imprescindible. Reformarla es harina de otro costal. La negociación es más complicada y no sumarse no tiene el coste que pudo tener en la Transición.
    4. El mayor de los problemas de esta posibilidad es que el único que tiene legitimidad para llevar a cabo esta reforma es a priori el Partido Popular. Y aquí surgen mis dudas acerca de esta cuestión. ¿Merece Rajoy o quien sea en su partido pasar a la Historia como el Presidente que antepuso los intereses de Estado a los suyos aunque sólo sea temporalmente? Lo dudo, sinceramente. Rajoy comanda desde 2003 un partido que ha cobrado sobresueldos en B, que ha elaborado al menos una trama para adjudicar obra pública a cambio de financiación para el partido, que ha reformado su sede nacional pagando con dinero negro, un partido en el que uno de sus parlamentarios y un embajador nada menos que en India han cobrado comisiones por ayudar a la adjudicación de obras en países extranjeros. Un partido que ha dejado en los huesos el Estado del Bienestar en nuestro país a través de recortes y declaraciones. No merece este honor. Y sin embargo creo que se podría pasar por alto si el fin fuese de verdad alcanzado.

Va a ser una negociación complicada. Lo he dicho varias veces en estos días: si Pedro Sánchez está siendo capaz de dormir, bien por él, yo llevaría las ojeras cerca de la cara. Veremos.

Recomiendo leer también:

Y una curiosidad de esta campaña:

Anuncios

Un pensamiento en “Después del 20D. El terreno de la negociación.

  1. Pingback: Democracia interna y cultura política – Juan Andrés Segura García. Comunicación política y política para la ciudadanía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s