Ciudadanos. ¿Jugando a ser la nueva UCD?

El primer partido en gobernar tras morir el dictador fue UCD, un partido que intentaba aglutinar centro-derecha y centro-izquierda y cuyo líder, Adolfo Suárez, pilotó el fin de la dictadura y las reformas que condujeron a la consolidación de la democracia.

Pero en 1982, cuando el PSOE se alza con la mayoría absoluta más holgada de la historia democrática, UCD pasa del Gobierno a la nada y a la desaparición. Y desde entonces no ha habido en España un partido que busque el llamado “centro político”, al menos no de forma clara y nítida. El PSOE, centro-izquierda e izquierda (los del 3-4-5), ha ocupado el espacio progresista hasta ahora. El PP, aunque anunció hace décadas que viajaba al centro, sigue encasillado en el centro-derecha y la derecha (5-6-7), recogiendo hasta hoy a los votantes más a su derecha. Lo demás, por la derecha normalmente ha habido un gran número de personas que han recurrido al voto útil personalizado en el Partido Popular. Y por la izquierda un número normalmente creciente de partidos que fraccionan el voto hasta el extremo, si bien en alguna ocasión han “votado con la nariz tapada” al PSOE como forma de evitar a un PP en ocasiones radicalizado o visto como radical.

Sin embargo, 2008 se ve que puede haber espacio para algo más. Para un votante de centro clásico, el del 5 en la escala ideológica. Lo ve primero Rosa Díez, que se va del PSOE para fundar UPyD. Pero falla en los tiempos. La crisis no es aun perceptible por la ciudadanía y el hartazgo no es evidente. De forma paralela, en Cataluña surge Ciudadanos, que obtiene representación en el Parlament en 2010 por primera vez con un discurso poco reconocible en lo económico pero constitucionalista en lo territorial.

Forjados tras un liderazgo personalista y fuerte, el de Albert Rivera, empiezan a tener sitio en tertulias y medios. De Ciudadanos no se sabe mucho en cuanto a política económica. Pero se intuye un liberalismo, con propuestas discutibles como fusión de Ayuntamientos, eliminación de diputaciones o la bajada generalizada de impuestos, propuestas que caen bien en una ciudadanía harta. Lo demás, a favor de lo bueno y en contra de lo malo. Fuera de Cataluña su impacto es creciente, se han mostrado partido capaz de gobernar con PSOE (en Andalucía) y con PP (en Madrid), ambas comunidades donde han sido decisivos para formar gobierno. Un partido con mano para la negociación que promete mano dura contra la corrupción y que apuesta “por las buenas ideas” frente a la doctrina ideológica (aunque insisto en que creo que van a un liberalismo con el que se puede dialogar, pero liberalismo de manual al fin y al cabo).

Tras el éxito de las elecciones catalanas, que eran especiales por la polarización, pero que han supuesto su mayor éxito hasta el momento, vienen crecidos para las generales. Van a lograr ser tercer partido, incluso segundo en algún sitio, en muchas circunscripciones si gestionan bien las listas. La campaña electoral está hecha: marca partido frente a los y las cabezas de cartel por cada circunscripción, la figura del candidato a la Presidencia del Gobierno como predominante (apuesto a que cada cartel en cada circunscripción le hace una referencia), junto a la estrella en alza Inés Arrimadas. Y a amarrar bien varios diputados en las circunscripciones grandes (donde la Ley D`Hont gana en representatividad) para ser, como digo, tercer partido o incluso segundo y entrar con fuerza al Congreso. Difícilmente en Soria tendrán un diputado, pero pueden tener varios en Valencia, Málaga y desde luego Madrid.

Sobre ellos, igual que sobre Podemos, no sabría hacer un pronóstico basado en su histórico electoral, pues son sus primeras elecciones generales. Si bien, fijándonos en lo sucedido en europeas, autonómicas y municipales van al alza frente a un Podemos cuyas expectativas iniciales les han hecho ir cayendo. Por eso, no es difícil ver un buen resultado de Ciudadanos en las generales.

El Partido Popular ya busca situarlos en el centro-izquierda para alejar a sus votantes de la tentación y el PSOE los corteja como la derecha con la que se puede pactar. Van a ser clave y llave de Gobierno. Sin importar mucho a qué juegan en lo que más importa en este momento, la economía.

Anuncios

3 pensamientos en “Ciudadanos. ¿Jugando a ser la nueva UCD?

  1. Acertada tu entrada, creo que los pactos van a ser una necesidad para formar gobierno, veo a Ciudadanos mas a la derecha y creo que el PSOE al final tendra que recibir apoyo de PODEMOS en su intento de recuperar el gobierno

  2. Pingback: Lo que está pasando | Juan Andrés Segura García. Comunicación política y política para la ciudadanía.

  3. Pingback: Camino a las elecciones de 2020 (como mucho) – Juan Andrés Segura García. Comunicación política y política para la ciudadanía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s