La sobreexposición mediática. Efectos contrarios.

No se puede pretender un blog sobre comunicación política y no hablar sobre Beatriz Talegón y sus declaraciones en la Internacional Socialista (no enlazo vídeo puesto que está en el artículo que enlazaré a continuación).

A estas alturas podemos considerarla un fenómeno viral, que ha ido inundando los muros en redes sociales y llenado tertulias que intentaban ponerla más o menos en la picota, intentar rascar para conocer un poco más a una persona que casi por primera vez pone en boca de tanta gente las organizaciones juveniles de los partidos de izquierda (no olvidemos que ella no solo pertenece a Juventudes Socialistas de España, sino que es la “jefa” de la Internacional de Juventudes Socialistas, que incluye organizaciones juveniles de todos los partidos de la Internacional Socialista).

Pero quizá lo más interesante haya sido, como bien explica este artículo de Antoni Gutiérrez Rubí en El Diario, la sobreexposición mediática a la que se ha sometido la dirigente socialista. 

En ocasiones no por estar en todos los medios se consigue un mensaje más nítido o se llega a más gente. No tengo claro que ir a todos los medios de comunicación (empresas pertenecientes a grupos de comunicación cuyo objetivo, a veces por encima del de informar, es el de obtener beneficios) sea positivo para la persona que lo hace, el partido que lo “ordena” o el mensaje que se quiere transmitir. De poco sirve que pongamos un mensaje pro-laicismo en un programa de radio en la Cadena COPE, puesto que aun no siendo censurado, no va a llegar al público que interesa a quien lo lanza. Al final puede conducir a la sensación por parte de quienes sí son laicistas de que quien lo lanza lo hace más por autopromoción que por tener interés real en que su mensaje llegue.

Y aquí es donde entra el caso, a mi entender, de Beatriz Talegón. De hecho, las críticas más feroces en redes sociales, comentarios en noticias y tertulias “offline” proceden de personas ideológicamente de izquierdas, que tal vez ven en esto una maniobra de posicionamiento de cara al futuro próximo, o no, dentro del PSOE. Así, mientras que el fenómeno se ha viralizado en general (por lo que he podido ver) de forma positiva, alabando el mensaje, especialmente el reproche al lujo de las cumbres socialistas, estos comentarios hacen referencia al sueldo de la chica, su currículum y al mismo hecho de que siga militando en el PSOE pese al mensaje que transmitió. Es interesante cómo en esta ocasión, tal vez por decir lo que muchos hubieran querido decir, tal vez por su excesiva exposición mediática, tal vez merecida, ahí no voy a entrar, proviene de esas mismas personas que reclamaban otras personas (ella es otra persona y otra generación) y otras ideas.

Veamos cómo si no se gestiona bien la imagen entonces se generan efectos contrarios a los pretendidos, el mensaje se disuelve y queda lo accesorio. Este fenómeno hemos de intentar evitarlo si queremos tener éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s