La sobreexposición mediática. Efectos contrarios.

No se puede pretender un blog sobre comunicación política y no hablar sobre Beatriz Talegón y sus declaraciones en la Internacional Socialista (no enlazo vídeo puesto que está en el artículo que enlazaré a continuación).

A estas alturas podemos considerarla un fenómeno viral, que ha ido inundando los muros en redes sociales y llenado tertulias que intentaban ponerla más o menos en la picota, intentar rascar para conocer un poco más a una persona que casi por primera vez pone en boca de tanta gente las organizaciones juveniles de los partidos de izquierda (no olvidemos que ella no solo pertenece a Juventudes Socialistas de España, sino que es la “jefa” de la Internacional de Juventudes Socialistas, que incluye organizaciones juveniles de todos los partidos de la Internacional Socialista).

Pero quizá lo más interesante haya sido, como bien explica este artículo de Antoni Gutiérrez Rubí en El Diario, la sobreexposición mediática a la que se ha sometido la dirigente socialista. 

En ocasiones no por estar en todos los medios se consigue un mensaje más nítido o se llega a más gente. No tengo claro que ir a todos los medios de comunicación (empresas pertenecientes a grupos de comunicación cuyo objetivo, a veces por encima del de informar, es el de obtener beneficios) sea positivo para la persona que lo hace, el partido que lo “ordena” o el mensaje que se quiere transmitir. De poco sirve que pongamos un mensaje pro-laicismo en un programa de radio en la Cadena COPE, puesto que aun no siendo censurado, no va a llegar al público que interesa a quien lo lanza. Al final puede conducir a la sensación por parte de quienes sí son laicistas de que quien lo lanza lo hace más por autopromoción que por tener interés real en que su mensaje llegue.

Y aquí es donde entra el caso, a mi entender, de Beatriz Talegón. De hecho, las críticas más feroces en redes sociales, comentarios en noticias y tertulias “offline” proceden de personas ideológicamente de izquierdas, que tal vez ven en esto una maniobra de posicionamiento de cara al futuro próximo, o no, dentro del PSOE. Así, mientras que el fenómeno se ha viralizado en general (por lo que he podido ver) de forma positiva, alabando el mensaje, especialmente el reproche al lujo de las cumbres socialistas, estos comentarios hacen referencia al sueldo de la chica, su currículum y al mismo hecho de que siga militando en el PSOE pese al mensaje que transmitió. Es interesante cómo en esta ocasión, tal vez por decir lo que muchos hubieran querido decir, tal vez por su excesiva exposición mediática, tal vez merecida, ahí no voy a entrar, proviene de esas mismas personas que reclamaban otras personas (ella es otra persona y otra generación) y otras ideas.

Veamos cómo si no se gestiona bien la imagen entonces se generan efectos contrarios a los pretendidos, el mensaje se disuelve y queda lo accesorio. Este fenómeno hemos de intentar evitarlo si queremos tener éxito.

Ejemplo de discurso

Uno de los servicios que ofrecemos es el de redacción de discursos.

Un buen discurso ha de tocar el alma de quien lo escucha, ha de poner el dedo en la yaga con palabras escogidas, seleccionadas y que hilvanen metáforas y relatos para llegar a la sensibilidad de quien lo escucha.

Pero todo esto debe ser el hilo conductor de lo que queremos decir. Por bueno que sea el relato, si el mensaje no lo es, aunque llegue, no servirá de mucho. En este sentido, hemos de argumentar bien, recurrir a las cifras necesarias, sin exceso de números que hagan al oyente perderse en cifras que en su cabeza sonarán inconexas, en definitiva, decir lo que se quiere decir para que se ponga a funcionar la máquina de pensar de quienes nos escuchan.

Es difícil, pero cuando se consigue es digno de escuchar. Este ejemplo dura 40 minutos, pero merece la pena y, si decidís verlo, os enganchará sin duda hasta el final. Es Ada Colau, representante de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, en el Congreso de los Diputados, en su Comisión de Economía y Hacienda.

Nuevos contextos, nuevos retos de comunicación

Estamos posiblemente ante un escenario no visto en España desde el principio de la democracia, Estamos ante el fin del dominio de dos partidos para entrar en un escenario de auténtico pluripartidismo en el que la diferencia será de matiz entre los postulados de algunos. 

Imagen

Se presenta, a mi entender, un nuevo reto ante los equipos de comunicación de estos partidos, especialmente aquellos que se asemejan ideológicamente. Se encuentran ante el reto de diferenciarse sin caer en la descalificación, que aleja más a la ciudadanía de la política. Se encuentran ante el reto de definir sus modelos de ciudadanía, a ser posible en pocos caracteres y como digo sin caer en el ataque sin fundamentos hacia los demás. 

Sin embargo, este nuevo panorama es nuevo relativamente. Así, sabemos que en muchos municipios españoles ya conviven varios partidos y los pactos de Gobierno son frecuentes.

Por eso, es necesario contar con un estudio previo acerca de quién será nuestro potencial rival en las futuras elecciones, quiénes serán nuestros electores fijos y estudiar cuáles son los sectores donde podemos crecer electoralmente, a través de un mensaje coherente y coordinado. 

Solo así los resultados podrán ser satisfactorios. Por esta razón, porque para transformar el mundo (nuestro mundo) hay que tener más clara que nunca la importancia de comunicar. 

Por qué también asociaciones y movimientos sociales y ciudadanos deben comunicar mejor

Como decíamos en el post anterior, la sociedad actual se caracteriza por la escasa permanencia en el tiempo de las reivindicaciones y el continuo bombardeo de mensajes al que están sometidos los ciudadanos. 

Por ello, toda asociación o movimiento social y ciudadano que quiera ejercer influencia en los gobiernos de todo tipo o hacer llegar su mensaje a la ciudadanía ha de estudiar bien sus objetivos, hacerlos llegar por los cauces adecuados y a las personas adecuadas. 

Una buena estrategia de comunicación es mucho más que lanzar unos mensajes difusos, sino que es preciso tener claro qué mensajes y a quién lanzárselos. Cómo hacer para que lo que se intenta comunicar llegue a su destino de la mejor forma posible y con el mayor efecto, pues es lo que buscan como organización.

Por eso es también importante para todo aquel que quiera hacer llegar su mensaje e influir con él contar con el apoyo de profesionales de la comunicación política. 

También es esto lo que pretendemos con este proyecto.

Por qué invertir en comunicación es anticiparse a la campaña

Vivimos tiempos líquidos, como bien lo definió Bauman, en los que nada permanece y todo lo que hoy es trending topic mañana no existe porque algo lo ha sustituido en la lista de preferencias. 

Por eso, es más importante que nunca no perder de vista nuestro mensaje y hacerlo llegar del mayor número de maneras posible de forma coherente y coordinada. No sirve de mucho transmitir mensajes contradictorios o aislados en el tiempo y, desde luego, no nos servirá en el momento de pedir el voto a los ciudadanos y ciudadanas durante la campaña electoral. 

Hoy día existen numerosas formas de llegar a la ciudadanía, bien a través de los medios tradicionales, bien a través de las ya no tan nuevas redes sociales. Pero, como decimos, sin una estrategia clara en los mismos quizá los esfuerzos sean en vano y no sirvan para nada. 

Es preciso estudiar previamente al electorado para fijar nuestras preferencias, saber dónde están, qué piden y de qué forma llegar a ellos. Además, es necesario ser constante y planificar con profesionalidad las declaraciones, formar a quienes serán la cara de la organización ante medios y ciudadanos. 

Para ello, es necesario contar con personas expertas en comunicación política, que digan las cosas con sinceridad y profesionalidad y cuyos consejos se integren en el equipo de campaña y, antes incluso, en el equipo de comunicación del candidato. 

Esto es lo que intentaré ofrecerles si me dan la oportunidad.